Roque Benavides habla sobre el proyecto Conga: “Ni Newmont ni Buenaventura están dispuestos a perder plata”

Estudia Servicios Integrados de Gestión

Según la baja de los precios de los metales y a puertas de una elección regional, el CEO de Buenaventura, recordó que a la marginalidad del proyecto, se habló por primera vez de una reevaluación. “Tiene que haber una justificación económica”, dijo.

¿Se puede confiar que Conga se concretará?
Cada uno de nosotros como socios peruanos estamos haciendo todo el esfuerzo posible. Ya que lo que pasa es que no es un proyecto fácil. Si la gente piensa que todos los proyectos son súper rentables, está confundida. Conga es un proyecto marginal. Que si los precios caen muchísimo más hay que reevaluar el proyecto. Lo tendremos que ir monitoreando conforme vayamos avanzando. Es por ello que Yanacocha se está quedando sin reservas.

Es por esto que ¿Conga es importante a como dé lugar?
Se le considera a Conga muy importante hasta cierto punto. Tampoco es que Newmont y Buenaventura estén dispuestos a perder dinero para desarrollar un proyecto. Tendría que tener una justificación económica. Sino no tendría mucho sentido. Ni siquiera sería socialmente responsable.

¿Es por esto qué el peritaje ayudó en aras de conseguir la licencia social?
Es por ello que la licencia social es solo un término. Y no es el más adecuado, porque la licencia la tendría que dar la autoridad. Ya que es un término muy ambiguo: quién firma un papel diciendo que uno tiene licencia social. No existe tal cosa. Lo que sí estamos haciendo es socializando el proyecto. Conga estaría demasiado retrasada, pero esto se siguió construyendo. Ya se terminó el primer reservorio, el de Challuagón. En estos momentos estamos comenzando a construir las rutas internas del proyecto. Lo concreto es que ya se invirtió US$ 1,500 millones de los US$ 5,000 millones totales. Si la gente sigue malcriada con una inversión de 1,500 millones de dólares es porque está confundida. Es bastante plata.

¿La imagen del sector Conga sigue pesando?
Nos tememos que ha sido un proyecto emblemático en el mal sentido de la palabra. Conga es un caso patético de enfrentamiento entre el gobierno nacional y el regional. El Presidente de La República Ollanta Humala mencionó que hay que aclarar cuáles son las competencias de ambos gobiernos. Hubo un enfrentamiento de repente por producto de la campaña electoral. Pero se ha ido aclarando y es evidente que hoy en día estamos recibiendo más y más apoyo.

Mientras que Yanacocha anunció que decidirá a fines del 2014 si Conga va o no va. ¿Es por esto que están esperando las nuevas elecciones regionales de este año?
Quizás esto podría ser peor. Pero no necesariamente para el sector privado, ya que debe estar sujeto a las elecciones. Tenemos que trabajar con quien salga elegido por el pueblo de Cajamarca, ya que tiene su propia sabiduría y sabrá elegir al mejor candidato. Uno trabaja con las autoridades que el pueblo elige. Pueden ser peores o mejores, más o menos educadas, más o menos para las pro-empresas, deben más o menos ser radicales. Las empresas deben ser asépticas en términos políticos. Los individuos podemos dar nuestra opinión política, pero las empresas no.

¿Cuál sería el nivel de aceptación de Conga en Cajamarca?
En la minería hablamos del primer, segundo y tercer círculo de impacto. Nosotros tenemos mucho respaldo en esos tres círculos. Cada uno de los anti-mineros vienen de Jaén o de San Ignacio, que es del norte del departamento. Entonces, uno dice hasta dónde tenemos la responsabilidad. ¿Conga tiene que tener la aceptación social de todo el país? No, pues. Todo tiene un límite. Ahí es donde tenemos que trabajar por la responsabilidad social compartida: el Estado y los gobiernos regionales tienen que apoyar, a las comunidades a poder entender qué es una empresa privada.

 

Categorías

About the Author:

Deja un comentario