Manejando el tiempo a nuestro favor (Urgente versus Importante)

Desde una organización compleja hasta un equipo de trabajo pequeño pasando por una familia promedio, todos ellos se han visto en algún momento apremiados por no haber podido realizar algo a tiempo. Puede ser un producto comprometido a un cliente, un informe técnico para sustentar una compra o el pago del recibo de algún servicio básico que tengamos, de cualquier modo, el punto es que todos nosotros alguna vez nos hemos visto perjudicados por no actuar a tiempo con respecto a un compromiso. Estos momentos no muy gratos se pueden deber a muchos factores, como por ejemplo:

–          Una mala planificación de la actividad

–          La saturación o sobrecarga de pendientes

–          La aparición de un tema mucho más urgente

–          El olvido o la negligencia al respecto de una responsabilidad

–          Algún evento fortuito

–          Desorganización, entre otros.

Como ven, algunos de estos factores escapan de nuestro círculo de influencia, lo que implica que probablemente vayamos a sufrir situaciones parecidas en el futuro. Si bien esto no es crítico, debemos aprender a atacar estos momentos de manera correcta. También observamos otros factores que sí dependen de nosotros. Entonces, ¿Qué hacer cuando se vuelve recurrente el estar siempre sobre la hora? ¿Por qué estamos entregando las cosas al límite del tiempo comprometido? ¿Por qué acostumbrarnos a “correr” con los compromisos?, ¿Nos afecta esto?

Este tipo de situaciones son muy peligrosas para la salud laboral y personal, y ante ello queremos mostrarles lo que se denomina “El cuadrante de lo urgente versus lo importante”. Este cuadrante nos permitirá  analizar de manera gráfica las situaciones a las que nos vemos expuestos y como poder ser más eficientes al respecto.

Categorías

About the Author:

Deja un comentario