Auditoria Financiera y Auditoria Operacional

Como la mayoría de las operaciones de la empresa repercute en sus estados financieros, al practicarse conjuntamente ambas clases de Auditoría se obtienen algunos beneficios muy claros:
1. Diagnóstico sobre las operaciones que se llevaron a cabo en la empresa.
2. Recomendaciones de cómo ‘mejorar las operaciones para lograr: una mayor eficiencia.
3. Dictamen más acertado.

Claro es el hecho de que cuando se práctica una auditoria conjunta (Financiera y
operacional) se aplica otro concepto: el de Auditoria operativa del cual hablaremos
más adelante.

a. AUDITORIA OPERACIONAL COMO SERVICIO COORDINADO CON EL EXAMEN DE ESTADOS FINANCIEROS.
Cuando se efectúa una investigación, sobre los Estados Financieros apoyada por una evaluación de las áreas funcionales de la empresa (compras, producción, ventas, personal y finanzas) se efectúa un trabajo de Auditoria Operativa definida como “el servicio adicional ,externo cuando coordinadamente con el examen de estados financieros examina ciertos aspectos administrativos con el propósito de lograr un incremento en la eficiencia o eficacia operativa de ,su cliente, proponiendo las recomendaciones que considere adecuadas

Si el Profesional en Auditoria en colaboración de otros profesionales efectúa una auditoria a las ”áreas funcionales de la empresa” (auditoria operacional) éste servicio si bien tiende a buscar un incremento de la eficiencia en las operaciones no puede considerarse como auditoria operativa. Para serlo debe efectuarse conjuntamente con el examen de estados financieros.

De aquí se concluye que los dos conceptos son diferentes:

1. Auditoría Operativa. Investigación sobre estados financieros más revisión y evaluación de las áreas funcionales de la empresa efectuada por un Profesional en Auditoria en colaboración de otros.

2. Auditoría Operacional. Investigación y evaluación de las áreas funcionales de la empresa efectuada por un profesional capacitado para ello (puede ser el Auditor

b. EL PROCESO DE LA AUDITORIA OPERACIONAL. 

La misma metodología general que se describió en el capítulo 1 podemos aplicarlo en el caso de la Auditoría Operacional recalcando solo en algunos aspectos que le son propios. Los pasos para efectuar el trabajo serán:
1. Familiarizarse con la empresa con el objeto de apreciar en forma general sus problemas.
2. Formular los problemas específicamente de carácter operativo y analizar el efecto que éstos tienen en los resultados del ejercicio.
3. Observación de los procesos operativos y recoger información sobre ellos.
4. Recurrir a conocimientos generales sobre el tema con el propósito de asociar éstos con los problemas de la empresa. Recurrir a la experiencia profesional.
5. Formular hipótesis que permitan detectar las formas más adecuadas de adelantar las investigaciones que sean necesarias.
6. Inferir las implicaciones de las hipótesis formuladas, esto es analizar las causas y consecuencias que originan los problemas o los efectos en las operaciones que actualmente se están dando.
7. Obtención de evidencia.
8. Conclusiones que permitan la confirmación, de negación o re formulación de las hipótesis.
9. Descripción de los hallazgos y comunicación a los afectados.
10. Diagnóstico y recomendaciones.

El I.M.C.P. en su “Curso sobre Auditoría Operacional” considera que podría
aplicarse la siguiente metodología práctica.

c. HERRAMIENTAS.
Las herramientas usadas en la investigaci6n pueden clasificarse como personales y como formales.
1. Personales:
a. Actitud mental para analizar las diferentes situaciones.
b. Independencia de criterio.
2. Formales:
a. Examen del control interno.
b. Información de los estados financieros:
             *Razones financieras.
             *Análisis de variaciones.
             *Determinación de tendencia.
             * Punto de equilibrio.

Categorías

About the Author:

Deja un comentario